El PIB de Panamá se contrajo 17.9% en 2020, según Contraloría

La producción total de bienes y servicios en la economía panameña, medida a través del PIB, se contrajo 17.9% en 2020, comparado con el año 2019. El año pasado, el PIB del país se ubicó por el orden de los $43,032.8 millones, según cifras del Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (INEC) de la Contraloría General. Entre las actividades relevantes que sostuvieron el desempeño de la economía nacional y marcaron una dinámica positiva de enero a diciembre de 2020, están los servicios gubernamentales con 9.9%, con un crecimiento acumulado por la contratación de colaboradores en el sector salud, educación y seguridad pública, necesarios para atender la crisis sanitaria. Por su parte, los servicios de salud privada mostraron un crecimiento de 4.7%, mientras que la actividad agropecuaria mostró un aumento del 3.0%, la pesca creció 12.2% y la explotación de minas y canteras, 34.1%. También se destacan otras actividades específicas que, durante el período, presentaron un desempeño favorable: en el sector transporte se registraron tasas positivas; en los ingresos del Canal por peaje en 1.7%; movimiento de contenedores TEU en 5.3%. Mientras que la producción agropecuaria mostró un aumento en la exportación FOB de banano en 10.0%; pescado y filete de pescado en 23.0%; en minas y cantera se reflejó un crecimiento en la exportación de minerales de cobre y sus concentrados en 34.4%. En el comercio interno, la venta de combustible marino en puertos de 3.6%. El impacto negativo se reflejó en la disminución sustancial en actividades de las industrias manufactureras (-22.2%), construcción (-51.9%), comercio al por mayor y al por menor (-19.4); hoteles y restaurantes (-55.8); transporte, almacenamiento y comunicaciones (-6.2%) y actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (-30.8%).

De acuerdo con la Contraloría, la reducción en el desempeño de las actividades económicas fue producto de la pandemia de la covid-19, que obligó a que Panamá declarara la emergencia sanitaria a fines de la primera quincena de marzo al detectarse los primeros casos positivos en el país. Destacó que la medida se prolongó durante los siguientes nueve meses y medio del año con medidas de contingencia como la restricción de movilidad y la suspensión de operaciones de sectores productivos no esenciales que se han ido reactivando progresivamente, de acuerdo con evaluaciones sanitarias y niveles de contagio, según actividad. A la emergencia sanitaria, subrayó, se sumó en noviembre una emergencia ambiental con el paso del huracán Eta y la tormenta tropical Iota en la zona occidental del país, poniendo en riesgo la cadena alimentaria y zonas de producción agrícola. Fuente: www.laestrella.com.pa

Deje un comentario

Debe estar registrado para dejar un comentario.