Acelerar la vacunación condiciona la reactivación económica

A mitad de 2020, durante el primer año de la pandemia, se dijo que la mejor política para reactivar la economía es un programa efectivo de vacunación masiva; sin embargo, ahora el porcentaje de inmunizados es muy bajo, indicó el investigador de la Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa), Fernando Spross, al contrario, hoy se tiene un 30 por ciento de positividad de los casos con un promedio de 15 muertes diarias, saturación de hospitales y falta de pruebas. “Es evidente, que las secuelas de lo que fue la caída de 1.5 por ciento en el crecimiento de la economía, tuvieron un impacto importante en el nivel de empleo e ingresos de la población, lo cual podría continuar si no se acelera el ritmo de la vacunación contra el COVID-19”, agregó. Spross agregó que aparte existen riesgos a largo plazo. De no acelerar el acceso a las vacunas, no se lograrán impulsar las perspectivas de crecimiento y salud que prevén para este año el banco central y entidades internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). El FMI proyectó un crecimiento de 4.5 por ciento, y el Banco de Guatemala entre tres y cinco por ciento, con un valor central del cuatro por ciento. Para el consultor de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asíes), Fabián Juárez, la vacunación está ligada a la recuperación económica. Es una estrategia que han utilizado los países desarrollados. Resaltó que al tener un ritmo de vacunación bastante bajo, los gobiernos no pueden eliminar las restricciones sin comprometer la salud de la población. (El Periódico 16.06.21)

También te podría gustar...

Deja un comentario