Política y economía centran el interés hacia Honduras

Guatemala y Honduras comparten algo más que una frontera de 256 kilómetros, ya que también los une una historia de conflictos, pobreza y falta de desarrollo humano, factores que se han ido al declive, en parte, por sus gobiernos que han sido incapaces dar bienestar a su población. Lo que pasa en ese país tiene una alta incidencia en Guatemala, sobre todo desde el aspecto económico y migratorio. Honduras fue el segundo destino de las exportaciones guatemaltecas el año pasado, que según cifras parciales del Banco de Guatemala se llegaron a US$1 mil 267 millones. La balanza comercial le favorece al país puesto que las importaciones hondureñas suman en el mismo periodo US$673.8 millones. En cuanto a migración, Honduras y Guatemala son parte del acuerdo CA-4 que permite el tránsito libre de sus ciudadanos entre esos países, así como en El Salvador y Nicaragua. Según este tratado los hondureños pueden circular en el país hasta por 90 días y no necesitan visa para ingresar. El año pasado transitaron de forma irregular por Guatemala cerca de 350 mil ciudadanos de Honduras con el fin de llegar a EE. UU. Solo en estos dos aspectos se evidencia la importancia que el país vecino tiene para Guatemala razón por la cual seguirá de cerca lo que suceda con el nuevo gobierno que desde el pasado 27 de enero preside Xiomara Castro, primera mujer en ser electa presidenta de Honduras. Si las cosas marchan bien por allá, probablemente disminuya la migración irregular, la economía seguirá requiriendo productos guatemaltecos, e incluso el turismo desde Honduras puede subir. El año pasado ingresaron 57 mil hondureños con fines turísticos. (Prensa Libre 10.02.22)

También te podría gustar...

Deja una respuesta