Microcréditos suman Q4,557 millones

Más de 500 mil préstamos vigentes y un saldo por cobrar de un saldo de unos Q4 mil 557 millones son algunos de los datos que registraban a diciembre de 2022 las 20 entidades que integran la Red de Instituciones de Microfinanzas de Guatemala (Redimif). Es así como las microfinancieras se han convertido en una fuente de recursos para la población productiva no bancarizada, especialmente en el interior del país, donde ofrecen préstamos de baja cuantía para financiar al menos a seis actividades económicas de micro y pequeñas empresas, así como de prestatarios individuales. De acuerdo con Reynold Walter, presidente de la Red Centroamericana y del Caribe de Microfinanzas (Redcamif), el 42.4% de la cartera crediticia microfinanciera está destinado a financiar actividades de comercio; 26.2% para la compra de vivienda; 18.1% para el sector agropecuario y forestal; y el resto se destina a actividades de servicio, pequeña industria y consumo, entre otros. En cuanto a la composición de la clientela, es bastante similar, pues el 54.4% está en el comercio; 22% pertenece al sector agropecuario y forestal; 11.5% está el sector vivienda; 5.5% son de la pequeña industria; 5% en el sector de servicios; y el resto entre otros. “El crédito comercial es amplio, así como los de la pequeña industria y las actividades agropecuarias. También se han estado financiando préstamos para vivienda de interés social o mejoras habitacionales. Hemos impulsado créditos verdes, es decir, lo que están ligados al medioambiente, paneles de energía solar, sistemas de saneamiento de agua y estufas mejoradas, además de créditos educativos”, detalló. (Prensa Libre 21.03.23)

También te podría gustar...

Deja una respuesta