El llamado al Triángulo Norte a gestionar mejor las catástrofes

El paso de dos huracanes en medio de una pandemia dejó duras lecciones de planificación financiera y gestión de proyectos para la reducción de desastres a los países del Triángulo Norte, una región climáticamente vulnerable. Por esa razón, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) presentó ayer un plan para apoyar los esfuerzos de prevención y respuesta ante desastres naturales para Centroamérica, que pondrá a disposición de Guatemala, Honduras, y Nicaragua hasta por US$1 mil 600 millones, en los próximos dos años. Los huracanes Eta e Iota, que asolaron a buena parte de Centroamérica en noviembre pasado “remarcaron la necesidad urgente de contar con infraestructura resiliente, la mitigación al cambio climático y la gestión de riesgos en Centroamérica que reduzca el impacto en las poblaciones afectadas”, dijo el presidente del BID, Mauricio Claver-Carone. El plan se implementará con otras agencias multilaterales como el Banco Mundial, el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y la Comisión Económica para América Latina (Cepal), entre otros socios regionales como el Sistema de Integración Centroamericana (Sica) y a nivel de cada país. (Prensa Libre/El Periódico/Diario de Centro América 23.02.21)

También te podría gustar...

Deja un comentario