Las materias primas, a toda máquina

Puede que el repunte de los mercados de valores se tambalee, pero parece que nada puede detener la tremenda marea de las materias primas en 2021. Desde principios de año, el crudo ha subido un 32%. Los analistas de Goldman Sachs (NYSE:GS) dijeron la semana pasada que esperan que alcance los 80 dólares a finales de año, ya que la reactivación de las economías de Estados Unidos y Europa, en particular, hace que la demanda global de la materia prima industrial más importante del mundo se recupere más rápido de lo que parecía posible hace sólo unos meses. Los metales industriales también se han disparado con fuerza este año, con el cobre subiendo un 35% y cotizando a más de 10.000 dólares por tonelada en Londres por primera vez desde 2011. El aluminio sube un 23% hasta máximos de ocho años, alcanzando al níquel y al zinc, que también están en máximos de ocho años.

Los traders de granos están decididos a no perderse esta fiesta. Los futuros de maíz de Estados Unidos superaron el martes los 7 dólares por fanega por primera vez en ocho años, y ya han subido más de un 42% en lo que va de año, al igual que la soja estadounidense. Archer-Daniels-Midland, potencia de productos agrícolas, dijo la semana pasada que sus «perspectivas hoy son aún más optimistas que las que compartíamos a principios de año» gracias a «tendencias claras y favorables de demanda para muchos de nuestros productos». Pero la medalla de oro, al menos en lo que va de año, es para la madera. La columna vertebral del mercado inmobiliario estadounidense ha subido un 83% y se ha más que triplicado en los últimos 12 meses, sumándole más de 36.000 dólares al precio de la vivienda nueva en los últimos meses, según la Asociación Nacional de Constructores de Viviendas. «El repunte se ha sincronizado claramente en los últimos meses en los tres sectores: energía, metales y agricultura», ha dicho Ole Hansen, director de estrategia de materias primas de Saxo Bank, en sus perspectivas para el segundo trimestre. Dados los innumerables factores en juego en la formación de los precios de las materias primas, un repunte sincronizado suele ser un síntoma de que se está gestando algo grande. Esta vez no es diferente. Todos estos repuntes están siendo alimentados por cantidades sin precedentes de liquidez, y sostenidos por la sensación de que el dinero —a juzgar por todas las afirmaciones de los banqueros centrales complacientes— está perdiendo su valor como resultado. Dicho de otra forma, una parte del repunte se debe a los temores de inflación. No es casualidad que el dólar, que se mide con respecto a una cesta de divisas de las economías avanzadas, haya perdido más de un 4% desde principios de año. Fuente: es.investing.com

También te podría gustar...

Deja un comentario