“El actual problema logístico es global”

El alza de los costos de los fletes marítimos en la ruta Asia-Guatemala ha encarecido los productos y aunque el intercambio comercial se mantiene con dinamismo, el consumidor final terminará pagando los sobreprecios y habrá escasez de algunos bienes. Tanto para esta Navidad como para efectos de la planificación de importaciones de bienes desde la República Popular de China, las empresas podrían ajustar sus precios como resultado del encarecimiento del transporte marítimo. Además, se reitera que puede haber cierto desabastecimiento de productos o materias primas que se importan desde el país asiático, ya que a pesar de que se acerca la temporada navideña, decenas de comerciantes prefirieron no realizar nuevos pedidos. A pesar de eso, China se convirtió en el segundo suplidor de Guatemala y de enero a agosto se importaron bienes por US$2 mil 322 millones, lo que significó un incremento de US$896 millones respecto al mismo periodo del año anterior. En 2017, el costo promedio para el traslado de un contenedor de 40 pies en la ruta Asia-Guatemala era de US$2 mil y el salto de costos comenzó a experimentarse en 2019-2020 cuando este escaló a US$4 mil y US$4 mil 500. Pero un año después, el mismo flete se cotizó en US$12 mil a US$14 mil, según la Comisión Portuaria Nacional (CPN), que presentó un informe el pasado lunes. Esa variación representa un incremento del 200%, que sobrepasa el valor de los bienes. El índice global de fletes para el transporte de contenedores de julio del 2019 a agosto del 2021 también muestra incrementos sustanciales. Por ejemplo, en julio del 2019 -antes de la pandemia- el costo era de US$1 mil 342 y en agosto último se sitúo en US$10 mil 323, según el cuadro presentado por la Comisión. El impacto de precio se presenta en el movimiento de mercancías contenerizadas, y según el estudio de la CPN, empieza afectar la cadena logística del transporte marítimo. (Prensa Libre 13.10.21)

También te podría gustar...

Deja una respuesta