Pequeñas empresas luchan contra escasez de suministros

Para encontrar cómo fabricar y entregar sus bicicletas, Wayne Sosin, de Worksman Cycles, afirma haberlo intentado todo desde el comienzo de la pandemia. Buscó en vano un contenedor para enviar carga a Arabia Saudita durante seis semanas. Eso sin mencionar al proveedor de neumáticos, a quien deberá esperar un año. O el precio de trasladar un contenedor de Asia a Estados Unidos, que pasó de unos US$6 mil a US$25 mil y US$30 mil. “Realmente no es fácil”, dice el hombre de 60 años a la AFP sobre esta empresa con sede en Nueva York que se ha hecho un nombre con sus triciclos reforzados. Entre cierres de fábricas por picos de contagios, una explosión en la demanda de ciertos productos como bicicletas y computadoras, la falta de personal en los almacenes o en el transporte camionero, el COVID-19 ha trastornado la economía mundial. Y muchas empresas están luchando por encontrar suministros. Nike advirtió que algunos de sus productos podrían no estar disponibles. (El Periódico 15.10.21)

También te podría gustar...

Deja una respuesta