China relaja controles, aunque mantiene el plan «cero COVID»

China suavizó algunas de las medidas contra el COVID-19 más estrictas del mundo y las autoridades dijeron que las nuevas variantes eran más débiles. Sin embargo, aún no habían puesto fecha para abandonar la estrategia de «cero COVID» que confina a millones de personas en sus hogares y provocó protestas y peticiones de renuncia del presidente, Xi Jinping. Por primera vez en meses, la gente en Beijing y al menos otras 16 ciudades pudo viajar el lunes en autobuses y metro sin mostrar una prueba negativa de las 48 horas previas. Centros industriales como Guangzhou, cerca de Hong Kong, han reabierto los mercados y negocios y levantado la mayoría de las restricciones al movimiento y limitan las restricciones a barrios con casos positivos. El gobierno anunció la semana pasada planes de vacunar a millones de septuagenarios y octogenarios, una condición para poner fin a las medidas de «cero COVID» que mantienen a la mayoría de visitantes fuera de China y han trastocado la manufactura y el comercio global. Eso provocó esperanzas a que la estrategia se abandonara con rapidez. Pero expertos de salud y economistas advierten que hasta mediados de 2023 y quizá 2024, las tasas de vacunación no alcanzarían un nivel suficiente y los hospitales no estarían preparados para un posible pico de contagios. (La Hora 05.12.22)

También te podría gustar...

Deja una respuesta