El mal tiempo de Latinoamérica

Los últimos diez años no han sido los mejores para Latinoamérica pues se ha tenido que enfrentar a varios nubarrones en el camino como el fin del superciclo de las materias primas (2000-2014) que tanto benefició a la región, y como si fuera poco, dos recesiones en los últimos cinco años. La primera en 2015-2016 ocasionada por una crisis de oferta que llevó al precio del petróleo a una estrepitosa caída de alrededor de -80 por ciento en un año y medio, y ahora, la pandemia del COVID-19 golpea de nuevo a una región ya debilitada, llevándola a otra recesión, pero incluso peor, pues para algunos países resulta ser la más profunda en la historia. Con el paso de los días el panorama no es para nada alentador. En la región habita alrededor del ocho por ciento de la población mundial, pero hoy en día al ser el epicentro de la pandemia, aporta más de la mitad de las muertes diarias por COVID-19 a nivel global, sin duda estas semanas serán las más álgidas y difíciles para los latinos pues al ser los últimos golpeados por la pandemia, aún se encuentran en la fase de aceleración. El deterioro económico de la región ha sido material, y aunque a medida que se han ido relajando las medidas de distanciamiento social en varios países, más los estímulos económicos y fiscales deberían llevar al inicio de la recuperación, es inevitable una caída de gran magnitud para el año. De hecho, en la actualización de las proyecciones económicas globales del FMI publicadas esta semana, el ente multilateral revisó a la baja en 4.2 por ciento el crecimiento esperado para la región frente a su estimación hecha en abril. Ahora, en 2020 la contracción sería de -9.4 por ciento y un tímido repunte de 3.7 por ciento en 2021. (El Periódico/Prensa Libre 30.06.20)

Tags: ,

Deje un comentario

Debe estar registrado para dejar un comentario.