El Salvador está en crisis económica crítica, dicen analistas

Los indicadores económicos en El Salvador son «alarmantes» y las cifras de pérdida de empleos son «escalofriantes», advirtió ayer Roberto Rubio, director ejecutivo de la Fundación Nacional para el Desarrollo (FUNDE). Las valoraciones las hizo durante el foro «El Salvador: problemas, desafíos y opciones económicas por la pandemia» que organizó la Universidad Francisco Gavidia. Para abril pasado, ya existía un informe sobre la pérdida de 60,000 empleos, pero hay algunas instituciones que estiman que serán más de 200,000 plazas perdidas durante este año, a causa de la pandemia del covid-19, como lo estimó recientemente el analista Mauricio Choussy. El panorama no es nada alentador ya que los niveles de pobreza podrían retroceder, las exportaciones e importaciones han caído y la situación fiscal está en una situación grave, ya que se prevé un 13 % de déficit, con una deuda que puede subir a 90 %, indicó Rubio. Carolina de Franco, investigadora del Departamento de Estudios Económicos de FUSADES, compartió la idea de que El Salvador vive una situación «dramática» con un «deterioro en diferentes ángulos ya que lo que comenzó con una crisis de salud se ha convertido en una crisis económica, nos encaminamos a una crisis fiscal y a una crisis social», dijo. De Franco señaló que el país está en una situación de mucha incertidumbre que se puede comparar con la depresión generada por la gran crisis económica de los años 30. La investigadora apuntó que «mucha de la estrategia (del Gobierno) en el país se ha centrado en el área de salud y se ha tratado de separar de la economía, y esa ha sido ha sido una falsa dicotomía, porque son dos elementos ligados, ya que usted necesita salud pero también medios de subsistencia». Fusades advirtió que el Gobierno ha mantenido una estrategia demasiado centrada en una cuarentena estricta y prolongada, y eso «nos ha llevado a un deterioro muy profundo de la economía». Ambas instituciones también coincidieron en que la pobreza podría aumentar de un 30 % hasta a un 50%, sobre todo en la pobreza extrema, que está compuesta por los que no tienen los ingresos necesarios para suplir sus necesidades alimenticias, lo que llevaría al país a un retroceso de 20 años. Fuente: www.laprensagrafica.com

Deje un comentario

Debe estar registrado para dejar un comentario.