Pandemia y guerra provocaron pérdida de valor adquisitivo

“Tener una ocupación no asegura que el empleado no caiga en la pobreza”, resaltó Roxana Maurizio, economista laboral de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) al explicar que el aumento de los precios desde la pandemia hasta la presión por la guerra en Ucrania afecta el nivel de ingresos reales de los trabajadores. En este contexto, la organización ha observado en Latinoamérica un aumento del fenómeno del trabajador pobre, que implica “importantes retrocesos en los mercados laborales”, dijo. La directora regional interina de la OIT para América Latina y el Caribe, Claudia Coenjaerts, también se refirió al “trabajador pobre” como la persona que, aun teniendo un empleo formal, no logra cubrir todas sus necesidades básicas. Según Maurizio, este fenómeno se acentúa en países donde la ocupación ha recuperado los valores prepandemia, pero con menores ingresos laborales reales que registraban en 2019. Ambas directivas dieron sus declaraciones durante la presentación del informe Un crecimiento débil y crisis global frenan la recuperación del empleo en América Latina y el Caribe. El documento señala que, en el primer trimestre de 2022, la tasa de desocupación promedio de la región se registró en 7.9 por ciento, una disminución de 0.8 puntos porcentuales comparado con el mismo trimestre de 2019 (8.7 por ciento). En tanto la tasa de ocupación es de 57.2 por ciento y la tasa de participación en la fuerza de trabajo de 62.1 por ciento. Pese a la recuperación positiva en la región, Coenjaerts advirtió de más informalidad. (El Periódico 02.09.22)

También te podría gustar...

Deja una respuesta