Efectos de amenaza preocupa a sectores

En los últimos días se ha recibido la visita de distintos funcionarios estadounidenses a suelo guatemalteco para conocer el estatus del acuerdo, mientras la amenaza de imponer un impuesto a las remesas y a las exportaciones se mantiene latente y podría reactivarse. Aunque no hay un porcentaje claro y con base a las proyecciones, si el monto a gravar sería del 20% (monto máximo) la reducción anual sería de US$2 mil millones; si fuera el 10%, el impacto sería de US$1 mil millones y 5% unos US$500 millones al año. Por el lado del comercio, la Asociación de Exportadores de Guatemala (Agexport), realizó un ejercicio que proyecta un impacto de hasta de US$1 millones anuales con una carga del 25% de arancel para que los productos guatemaltecos para poder comercializarse en el mercado de los Estados Unidos. Si el arancel fuera del 20% el impacto alcanzaría unos US$780 millones; 15% unos US$585 millones; 10% unos 390 millones y 5% alrededor de US$195 millones, según el análisis del sector exportador, que sería el pago de los impuestos. En un informe que conoció la Junta Monetaria (JM), se plantearon tres escenarios por el posible impacto en las remesas familiares al aplicarse las medidas, declaró Sergio Recinos, presidente del Banguat a principio de mes y que sería el sector más golpeado. El primer escenario es que habría un incremento en los flujos de remesas y una apreciación del tipo de cambio. El segundo es que los migrantes compensen el costo adicional con más remesas y que sería un efecto neutro. Pero el escenario más crítico es el tercero, que consiste en la disminución de las remesas ante el aumento del costo de envió, que provocará una depreciación del tipo de cambio. (Prensa Libre 22.08.19)

Tags: , ,

Deje un comentario

Debe estar registrado para dejar un comentario.